Imprimeix

"Lucharemos contra todos los motivos de posible abstención"

31La secretaria de Organización del PSOE se enfrenta por primera vez a la coordinación de una campaña electoral convencida de que los socialistas serán capaces de ahuyentar el riesgo de la abstención
 

 La crisis y las medidas económicas del Gobierno central socialista han hecho que el 22-M sea especialmente difícil para el PSOE balear. Rosamaria Alberdi ha tomado las riendas de la campaña electoral con el reto de lograr que los votantes potenciales del partido valoren la gestión de los socialistas en el Govern lo suficiente como para renunciar a la abstención o a utilizar las urnas como voto de castigo a Zapatero. Para ello, ha organizado una campaña "austera", basada especialmente en encuentros con los ciudadanos para tratar sobre materias concretas, además de maximizar todo lo posible las posibilidades que permiten las redes sociales por internet. Los grandes mítines se limitarán al que ofrecerá Zapatero y, en menor medida, a los protagonizados por ministros.
—¿Las limitaciones que establece la nueva ley electoral han influido en la preparación de la campaña?
—En cuanto a la gestión realizada, el que no puede hacer campaña es el Govern, no los partidos. Nosotros hemos planteado una campaña de proximidad con los ciudadanos que hace mucho hincapié en las redes sociales y hemos creado una web, www.psib-psoe2011.org, que tiene una parte dedicada a las actuaciones que se han hecho, ya que los partidos sí podemos hacerlo. Lo que sí cambia es la precampaña, que antes estaba casi establecida y lo único que no podía hacerse era pedir el voto. Ahora, por ejemplo, no se pueden hacer cosas como contar con un lema para la precampaña.
—¿El lema de campaña lo tienen decidido?
—Lo que le puedo decir es que incidiremos en la idea del cambio, que es el valor fundamental de los socialistas. Nuestro mensaje insistirá en la necesidad de seguir desarrollando el cambio iniciado en esta legislatura. A diferencia de 2007, partimos de un trabajo realizado en las principales instituciones de las islas y por lo tanto el planteamiento es distinto. Será una campaña en positivo.
—¿Con qué presupuesto cuentan para la campaña?
—Para la autonómica, sin contar la campaña para los consells insulars y los municipios, tenemos por ley un límite de gasto de 190.000 euros para los actos estrictos de campaña. A esa cantidad hay que sumar todas las actuaciones de precampaña, por lo que en total posiblemente dupliquemos esa cantidad. Aún no tenemos el presupuesto global cerrado. En cuanto al material de campaña, vamos haciéndolo de una manera muy personalizada, en el sentido de que queremos transmitir los mensajes de forma muy sectorial, con encuentros con personas procedentes de distintos ámbitos. En todo caso, va a ser una campaña muy austera, como es lógico en unos momentos de crisis. Se limitarán al máximo los gastos en todos los aspectos.
—Sin renunciar a los grandes mítines.
—Sí, pero estos grandes actos serán los del mitin central de campaña con Zapatero, que en principio será el 13 de mayo, y en menor medida los de otros ministros y cargos del partido nacional, como Blanco, Gabilondo o Rosa Aguilar, que vendrá para el cierre de campaña. Sin embargo, la mayor parte de los actos que hemos preparado son sectoriales, centrados en temas específicos que interesen a las personas porque la gente va a escuchar aquello que le concierne. Intentamos huir de los mítines tradicionales en los que el candidato llega y suelta su discurso. La campaña será más interactiva, con un contacto más directo. Antich, por ejemplo, tiene su propio facebook.
—¿Cómo se organiza la logística de un gran mitin con alguien como Zapatero?
—La verdad es que es muy complicado. Hay que coordinar todo con delegación del Gobierno por cuestiones como la seguridad, con el propio Gobierno central y con el partido estatal. Lo que pasa es que en Madrid tiene mucha experiencia con ese tipo de actos y gran parte se organiza desde ahí.
—Para ustedes estas son unas elecciones complicadas ante el riesgo de desmovilización por parte de sus votantes potenciales por las medidas del Gobierno central ante la crisis. ¿Cómo se prepara una campaña que sea eficaz para frenar la abstención?
—Intentando que la gente se dé cuenta de que estas elecciones se centran en los problemas de Balears, que son para decidir las políticas que se harán en Balears, no en el Gobierno central.
—¿Y para los que creen que si se vota aquí al PSOE, el partido nacional lo interpretará como un aval al Gobierno central?
—Yo tengo un gran respeto y confianza en la ciudadanía y en que la gente sabrá qué está votando. Si después alguien se quiere poner medallas que no le corresponden, los propios ciudadanos les pondrán en su sitio cuando llegue el momento. En la precampaña y en la campaña vamos a luchar contra todos los motivos de la abstención.
—¿La austeridad afectará a la contratación de autobuses para traer a gente a los mítines con reparto de bocadillos?
—Nosotros no damos bocadillos para que la gente venga, eso son cosas de otros partidos. Pero sí intentamos facilitar que quien quiera venir a un acto pueda hacerlo.

Share in MenéameShare in TuentiBuzz it!FacebookTwitter

дела домашние

Seguix-nos a facebook
Seguix-nos a twitter
Seguix-nos a youtube